Guía
Facebook Twitter Wordpress Youtube RSS Contacto Contacto

México duda sobre la voluntad de Brasil de salvar el acuerdo automotor

28/02/2012

 

Reuters

Sí£o Paulo, Brasil; 28 de febrero del 2012.-  México ve un “gran signo de interrogación” sobre la voluntad de Brasil de salvar un acuerdo de libre comercio de autos, dijo este martes una fuente cercana a los negociadores mexicanos, un caso que puso en rumbo de colisión comercial a las mayores economí­as de América Latina.

Brasil, alarmado por un aumento de las importaciones de automóviles mexicanos más competitivos, ha dicho que quiere revisar el acuerdo o de lo contrario lo romperá.

El secretario de Economí­a mexicano, Bruno Ferrari, y la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, se reunirán en la tarde del martes en Brasilia con funcionarios brasileños para intentar salvar el acuerdo.

“Nuestras expectativas son reservadas. Hasta el momento hay mucha incertidumbre: que si van a hablar de los camiones, que si las reglas de origen, que si ahora quieren cuotas. Todo eso nos genera un gran signo de interrogación”, comentó la fuente mexicana, que pidió no ser identificada.

Brasil, golpeado por una excesiva apreciación del real que redujo la competitividad de su industria, exigió este mes una revisión del acuerdo de libre comercio de autos que contribuyó a un déficit comercial de mil 700 millones de dólares con México en el 2011.

Funcionarios brasileños dijeron que pretenden fijar cuotas para la importación de autos mexicanos. Otras propuestas sobre la mesa son incluir los vehí­culos pesados en el acuerdo y elevar el contenido mexicano en los autos importados.

Brasil dice que el acuerdo con México es incongruente con sus esfuerzos por proteger a una industria afectada por una avalancha de importaciones baratas.

Su determinación en forzar una revisión o rescindir el acuerdo ilustra el tono crecientemente proteccionista de la mayor economí­a de América Latina.

“Acabar con un acuerdo como el que tenemos no sólo afecta a la industria, sino que significa darle un golpe a la integración latinoamericana”, dijo la fuente mexicana.

“Estamos intentando crear un sistema moderno y abierto y lamentablemente Brasil va en sentido contrario”, añadió. “¿Qué credibilidad pueden tener los paí­ses que no cumplen lo pactado?”.

La fuente dijo que la delegación mexicana viajó a Brasilia con la intención de hallar una solución. Pero dijo que minutos antes de la reunión todaví­a no tení­an una idea precisa de lo que quieren los brasileños.

“No hemos recibido hasta el momento más que mensajes de manera indirecta”, aseguró.

Según la Asociación Brasileña de Fabricantes de Vehí­culos, el comercio de autos y piezas entre ambas naciones fue de 4 mil 300 millones de dólares en el 2011, la mitad del intercambio total.


Etiquetas: ,


Guía