Guía
Facebook Twitter Wordpress Youtube RSS Contacto Contacto

“Sí­, soy madrina obstétrica”

13/01/2012

Luí­s Toscano

Veracruz, Ver; 13 de enero del 2012.- La capacitación como madrina obstétrica permitió a la señora Adelaida Blanco Espejo ayudar a su nuera, cuando presentó sí­ntomas de riesgo.

La madrina relató que recibió la capacitación cuando médicos de la jurisdicción sanitaria número 8 acudieron a Cotaxtla, dónde aprendió como cuidarla durante su embarazo.

“Aprendí­ a cuidar ahora sí­ a mi ahijada, todo su embarazo desde el principio”, relató Blanco Espejo, “anduve con ella durante toda su cita de centro de salud de Tlalixcoyan, cada mes”.

La joven de 16 años comenzó a sufrir dolores entre las 3:00 y 4:00 horas del 1 de enero, en la casa de su suegra en Pueblo Viejo, Cotaxtla, dijo la madrina.

La señora comentó que la llevó en taxi hasta el centro de salud de Tlalixcoyan, pero en ese momento no habí­a personal médico disponible, y le sugirieron que esperara hasta las 9:00 horas.

“Les dije, ‘¿con qué papel yo puedo llegar a (Hospital de) Tarimoya?’, dicen ‘pues este y esto’, pues me voy le digo, porque no me puedo esperar hasta esa hora que ustedes me dicen”, continuó Blanco Espejo.

La madrina viajó con su nuera en taxi hasta el hospital, en dónde el personal médico le informó que los dolores no indicaban que fuera a dar a luz todaví­a.

Como no querí­a arriesgarse a que le pasara algo a su nuera en el viaje de vuelta, contactó a Edwiges Rodrí­guez Recio, jefa de enfermeras de la jurisdicción sanitaria número 8, quién le sugirió que esperaran.

“Entonces le digo ‘me voy a quedar aquí­ con mi hermana’, y me fui con mi hermana allá por la Carranza, y pues ahí­ le cheque los minutos a la muchacha”, explicó Blanco Espejo.

Como le parecí­a que la joven podí­a encontrarse en riesgo regresaron al Hospital de Tarimoya, aún cuando su nuera creí­a que les iban a decir lo mismo sobre su estado de salud.

La madrina señaló que estaban preocupados por el estado de salud de la joven, porque ya habí­a sufrido un aborto con anterioridad, además de su juventud, y por ser muy delgada.

La joven madre fue revisada de nuevo por el personal médico, y tras media hora le dijeron a su madre y su suegra, que pronto les explicarí­an que habí­a pasado con ella y su hijo.

“Salió el doctor, y me dijo ‘oye ¿tú eres madrina obstétrica?’, y digo ‘sí­, soy madrina obstétrica’”, contó Espejo Blanco, “dice ‘porque es que así­ son las madrinas’”.

La madrina añadió que su nuera y su hijo se encuentran en buen estado de salud, de vuelta en su casa, dónde vigila su dieta, y que el bebé reciba los cuidados necesarios.

La señora Espejo Blanco mencionó que le resultó muy útil el gafete que recibió como madrina obstétrica, además de contar con números de emergencia a los cuales llamar.

CASI 9 MIL MADRINAS: JURISDICCIí“N SANITARIA 8

En la jurisdicción sanitaria número 8 hay 885 madrinas obstétricas, mencionó Eduwiges Rodrí­guez Recio, jefa de enfermeras de la jurisdicción.

“A nosotros nos toca también capacitar a las madrinas obstétricas en los diferentes municipios que conforman la jurisdicción sanitaria”, comentó Rodrí­guez Recio.

La jefa de enfermeras puso como ejemplo del programa el caso de la señora Adelaida Blanco Espejo, quién la contactó el 20 de diciembre del 2011.

La madrina estaba preocupada porque el médico del cercano centro de salud de Tlalixcoyan estaba de vacaciones, y querí­a saber a dónde podrí­a llevar a su nuera en caso de presentarse el parto.

“Le dije con toda la confianza ‘traigala usted a Tarimoya’”, relató Rodrí­guez Recio, “la programaron para el 7 de enero que la iban a hacer la césarea, sin embargo el 1 de enero se le adelantó”.

La madrina llevó a su nuera de 16 años al hospital de Tarimoya, tras lo cual habló por teléfono con la jefa de enfermeras, para pedirle consejo acerca de lo que debí­an hacer.

La jefa de enfermeras le aconsejó que todaví­a no regresaran a Cotaxtla, sino que esperaran unas horas para volver al hospital, y la joven fuera valorada de nuevo, lo cual hicieron.

“Le marcamos al doctor Castañeda, y le dimos el nombre de la madrina obstétrica, y él inmediatamente salió a reportarse con la madrina obstétrica, y ya le explicó que la iban a operar”, comentó Rodrí­guez Recio.

La jefa de enfermeras exhortó a las demás madrinas obstétricas a seguir el ejemplo de Adelaida Blanco Espejo, porque cuentan con apoyo del personal médico.

El programa también tiene un seguimiento de los cuidados que se deben seguir, entre las que están la vacunación del bebé, y la planificación familiar.




Guía